No sabemos qué sería de nosotros en la oficina sin escuchar de fondo esas conversaciones profundas de nuestra diseñadora Valme con su adorado/odiado Mac.

Hoy es el Día del Diseño Gráfico y por eso hemos querido dedicarle este post. La hemos apartado un ratito del ordenador y le hemos hecho algunas preguntas.

  1. ¿Nos puedes contar cuál es tu formación y en qué consiste tu actual trabajo?

Desde pequeña había dos cosas que llamaban especialmente mi atención: el dibujo, la pintura, el arte… y ¿cómo se hace un anuncio?

Sabía que yo no quería ser artista, y por eso, decidí que tenía que estudiar Publicidad y Relaciones Públicas (lo hice en la Universidad de Sevilla). Mientras estudiaba, y de forma muy natural, llegó a mi vida el diseño gráfico (y la fotografía), y con ello pude enlazar perfectamente esas dos cosas que tanto me gustaban.

Cuando las clases de la universidad no terminaban de enseñarme las herramientas necesarias para el diseño gráfico, y los tutoriales que encontraba por youtube se me quedaban cortos, opté por realizar un curso de diseño gráfico. Fue una temporada intensa, pero mereció la pena.

Al terminar la universidad, quería seguir estudiando diseño, pero quería ir un pasito más allá. Y el camino fue ir al IED Barcelona y estudiar Dirección de Arte en Publicidad.

A mi vuelta, seguí haciendo trabajos como freelance y trabajé en el programa Pr@xis de Diputación de Sevilla. Pero sentía que faltaba algo, yo quería trabajar en una agencia de publicidad, y sentir ese estrés al que tanto amor y odio le tengo. Y la vida me regaló la oportunidad de llegar aquí a Imagina Advertising, donde llevo algo más de 2 años como diseñadora 😀

 

  1. ¿Qué es lo que más te apasiona de tu trabajo? ¿Y qué es lo más difícil de llevar de él?

De mi trabajo me apasiona todo. Siempre digo que el diseño gráfico es como un puzle. Tienes una serie de piezas con las que tienes que jugar para hacerlas encajar y dar la mejor solución a las necesidades de tu cliente.

Lo más difícil… A veces esas piezas se atascan, hay estrés, todo es para ayer, y hay que esforzarse el triple. Pero la satisfacción que sientes al final, al ver tu trabajo finalizado y a tu cliente satisfecho, vale por todo.

 

  1. ¿Tienes o has tenido alguna influencia relevante?

Influencias, muchas. Tomo de todas partes: diseñadores, ilustradores, fotógrafos, películas, libros, músicos, pintores… Siempre intento ver lo más que pueda, especialmente en el mundo en el que estamos metidos, en el que todo cambio rápida y constantemente.

 

  1. ¿Cuáles crees que son las semejanzas y diferencias que existen entre el arte y el diseño?

Diría que el arte resuelve la necesidad de expresión del propio artista; y el diseño, resuelve la necesidad de expresión del cliente.

Aunque para mí arte y diseño están unidos… ya lo habéis leído, me gusta el arte, pero no me gustaba la idea clásica del ser artista, y acabé aquí: amando el diseño.

 

  1. ¿Creativo se nace o se hace?

Todos somos creativos. Pero cada persona en lo que más le gusta, ya seas cocinero, músico, diseñador, pintor, veterinario, médico…

 

  1. ¿En tu opinión, qué convierte a un diseñador en un gran diseñador?

El trabajo duro, y el no dejar de observar todo a tu alrededor.

 

  1. ¿El diseño o la publicidad es un gasto o una inversión?

Sin dudarlo: una inversión.

 

  1. ¿Sigues algún método propio cuando trabajas?

Sencillo. Escucho con atención lo que quiere mi cliente, ya sea hablando con él personalmente, o a través de mis compañeros de cuentas. Luego resuelvo las dudas que pueda tener, y ¡a trabajar en el puzle!

 

  1. ¿Una herramienta imprescindible a la hora de abordar un proyecto de diseño?

La comunicación con el cliente, y el no olvidarnos, ni él ni yo, que al final somos personas tratando con otras personas.

 

  1. ¿Qué no harías nunca en un trabajo de diseño?

Pregunta difícil… Nada.

 

  1. ¿Qué se hace cuando el cliente dice sencillamente “no me gusta”?

Si ha habido comunicación, casi nunca un cliente sólo te dice “no me gusta”. Te comenta por qué no ve lo que le propones.

Pero si pasa… Te acuerdas un poco de su familia. Luego respiras hondo, y vuelves al trabajo.

 

  1. Trabajando profesionalmente ¿está permitido experimentar o ya es algo poco recurrente?

El diseño es un trabajo en el que siempre estás experimentando. Siempre buscas nuevas tendencias, nuevas herramientas, nuevas formas… ¡El diseño es algo vivo!

 

  1. ¿Te ha costado mantenerte en este campo?

Al que algo le gusta, algo le cuesta ¿no?

 

  1. ¿Qué consejo darías a nuevos diseñadores gráficos?

Si te apasiona el diseño, no te rindas. Sigue aprendiendo, esforzándote, y trabaja, trabaja, y trabaja.

¿Qué os ha parecido su punto de vista sobre el diseño? A los diseñadores de la sala, ¿estáis de acuerdo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *