La música y la publicidad siempre han ido de la mano. Una canción bien escogida puede multiplicar la efectividad del anuncio.

Los grandes jingles de la historia de la publicidad se basan en unas premisas muy claras: letra sencilla y melodía pegadiza.

Os dejamos un dato curioso: ¿Sabías que el primer país que utilizó la imagen de Los Beatles en un anuncio fue España? Antes incluso que EEUU.

Después, concretamente en 1987 , volvimos a ver otro anuncio dónde la música de la banda británica tenía gran protagonismo. Nada más y nada menos que en una campaña para NIKE en EEUU.

Hace veinte años, el grupo musical puso una demanda a la compañía NIKE, reclamando 15 millones de dólares, por el uso no autorizado de su canción Revolución en esta campaña publicitaria.

 

También su sello discográfico demando a apple por usar una manzana en su imagen .

En 1968  los Beatles fundaron Apple Corps, conocida a secas como ‘Apple’. La compañía se dedicaba a varias cosas:  publicidad, películas, ropa y obviamente, música.

La historia iba bien hasta que en 1978 Los Beatles se dieron cuenta que había otra manzana en EEU y demandaron a Apple Computer (sí, la de Steve Jobs) por infracción de la marca. En ese entonces el veredicto fue a favor de los músicos, quienes recibieron en 1981 la suma de 80.000 dólares y, además, el compromiso de la empresa de Jobs de quedarse fuera del negocio de la música.

Pero Apple Computer le añadió a sus computadores la capacidad de grabar audio y reproducir archivos Midi. Esto hizo que los representantes de los Beatles demandaran a la firma de Jobs en 1989 alegando que esta decisión era una clara violación del acuerdo previo.

 

Nike volvió a recurrir a Los Beatles como reclamo publicitario en otro anuncio de Nike en 1992, pero esta vez con derechos.

Más tarde, otra canción de Los Beatles sonó en un anuncio de Volkswagen para presentar el Nuevo Volkswagen Golf. No solo aparece una imagen de John Lennon en el anuncio, sino que también suenan Instant Karma versionada.

 

Esto es sólo una pequeña muestra de cómo la publicidad y la música han hecho un Tandem perfecto. Para cerrar queremos lanzar una pregunta ¿Quién hizo a quién?