¿Tu logo llama la atención?

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Si te decimos que pienses en algunas de las marcas más conocidas seguro que su logo se te viene rápidamente a la cabeza. Estas empresas como Nike, McDonald´s o Zara tienen una identidad visual muy representativa y esto hace que sean reconocidas en el mundo entero.

El logotipo de tu empresa es la síntesis de tu marca, lo que todos van a ver de ti a primera vista. Por tanto, lo primero que debes saber es qué personalidad quieres darle a tu empresa y qué quieres comunicar. Esta será la base para crear tu logo.

Todas las empresas tienen un logo pero sí lo que quieres realmente llegar a ser como estas grandes marcas debes preguntarte si tu logo llama la atención. Con esto no nos referimos a que sea de un color chillón y unas formas estrambóticas, todo lo contrario. Para que un logo sea fácil de recordar debe de cumplir ciertas normas o características que poseen muchos de los mejores logotipos.

Claves para crear un logo exitoso y llamativo

  • Simplicidad: por raro que te parezca, cuanto más simple sea tu logo más fácil será para los demás recordarlo. Este es el claro ejemplo de Coca-cola. No es más que un forma redondeada con fondo rojo y con el nombre en su interior.

Y en cuanto a los colores, es difícil encontrar logos icónicos que tengan más de dos o tres colores. Así es como lo representan también empresas como Ikea o Carrefour.

  • Representatividad: No puedes contar todo lo que hace tu empresa con una imagen. Esto, además de complicado, sería contrario a la norma de la simplicidad, pero como te decíamos antes, el logo de una marca tiene que transmitir la esencia y personalidad de ésta.

¿Te has preguntado alguna vez por qué el logo de Starbucks es una sirena? Por rara que parezca la conexión, esta figura no fue elegida al azar por la marca para que la representara. Está ligada al  origen de la marca (su inspiración y lugar de origen). Ya se sabe que en publicidad nada es fortuito.

  • Diferenciación: Al día podemos ver miles de logos, aunque ya los tenemos tan asumidos que casi que no nos damos cuenta. Por eso mismo, para que tu logo llame la atención tiene que ser diferente a los demás. Tiene que destacar por encima de los demás.

Quizás en principio pueda resultar algo complicado, pero piensa en Apple. ¿Por qué crees que usaron una manzana mordida en lugar de una entera? Ese simple cambio hace que te fijes en ella y la recuerdes y no se parezca a nada que hayas visto anteriormente.

La idea es insertar algún elemento inesperado y diferente para que sobresalga.

  • Originalidad: Cuando hablamos de originalidad no te decimos que inventes algo nuevo o uses algún recurso que jamás nadie haya utilizado antes. Lo que sí puedes hacer es usar esa originalidad dentro de tu sector, por ejemplo. Imagina que tu empresa se dedica al sector de las inmobiliarias. En este caso lo más sencillo sería representar tu logo con la silueta de una casa o unas llaves, pero ¿no sería acaso demasiado obvio e igual a todas las demás empresas?

Este hecho en realidad es una ventaja, ya que te va a ser muy fácil ser original con cualquier otra solución visual que encuentres. Puedes jugar incluso con las texturas, las formas y los colores.

  • Adaptabilidad: Tienes que tener en cuenta que tu logo va a estar presente en diferentes formatos. Desde una tarjeta de visita hasta una valla publicitaria. Por ello, un logotipo debe ser reproducible a diferentes escalas y debe poder verse bien y ser reconocible en todos los formatos.

Esto es algo que los logotipos muy recargados, con mucha ornamentación y que usan tipografías complicadas no cumplen. Hay que tener en cuenta el rendimiento y legibilidad de ese logotipo en diferentes escalas. En algunas ocasiones será incluso necesario diseñar también variaciones de ese logo para utilizar en distintos tamaños.

  • Durabilidad: una regla básica es que no puedes cambiar tu logo cada cinco años porque ya no esté de moda o se vea viejo. Es cierto que se puede hacer un restyling de marca para ir transformando el logo a medida que también van dándose cambios en el interior de la empresa. Pero, por normal general, no debe ser una costumbre. Con tanto cambio puedes llegar a confundir a tu audiencia y que no llegue a reconocerte. Piensa por ejemplo en el logo de Nivea que permanece igual después de décadas.

Después de todo esto, seguro que empezarás a analizar tu logo y pondrás mucho más cuidado si estás en el proceso de creación. Si necesitas alguna ayuda extra, en Imagina Advertising podemos ayudarte a darle forma a tu marca y crear un logo que llame la atención.

¡Te animamos a que nos sigas en las redes sociales para que veas algunas de nuestras creaciones!