Marketing gastronómico: más allá de la comida

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El marketing gastronómico se ha convertido en una de las tendencias de los últimos años. ¿Quién no le ha hecho una foto a su plato de comida antes de comer para subirlo después a sus redes? Y, por supuesto, siempre usando los hashtags #foodlover, #foodporn, #instafood, #yummy…

¡Esto es hoy en día un estilo de vida! Compartir con los demás qué estás haciendo, qué música escuchas e, incluso, lo que estás comiendo. Por ello, uno de los sectores que más se han beneficiado de este boom de las redes sociales es el de la restauración. 

De media, de cada diez nuevos locales de comida que se abren después de un año solo queda uno abierto. Por eso es tan importante trazar una buena estrategia de publicidad y adaptarla a tu negocio. Este plan debe de tener en cuenta además de algunas de las claves que ya te contamos para hacer publicidad en negocios locales, otras medidas específicas del marketing gastronómico.

Es cierto que no se puede saber si una hamburguesa va a ser la caña a través de una simple foto, pero lo que sí se puede hacer es crear esa necesidad de ir al restaurante para probarla y contarles una experiencia. Y esto, querido foodie, se consigue a través del marketing gastronómico.

Para que esta estrategia sea exitosa deberás trazar un plan de comunicación que incluya varias herramientas que se potencien entre sí (web, blog, redes sociales, mailing, etc) y que consigan que tu local se convierta en el sitio de moda de los más posturitas de la ciudad.

Atrae público hasta tu restaurante

  1. Conquista a través del lenguaje: la gente no puede saborear tus productos a través de la pantalla, por eso necesitas atraerlos mediante una buena técnica de copywriting. Créales el deseo de querer ir a tu local, genera confianza y provoca que mientras estén leyendo tu contenido se les haga la boca agua.
  2. El poder de Instagram y de las redes sociales: fotos, fotos y más fotos. Muestra la calidad de tus productos a través de las imágenes. Instagram es la red social más adecuada para esto y que más adeptos tiene hoy en día. A todos les gusta fardar de que están en el local más cool. Interactúa con ellos, responde todas sus dudas y vigila las opiniones que vierten en la red sobre tu restaurante.
  3. Crea experiencias positivas: la calidad de la comida es lo que debería de primar, pero no es lo único que vende. Ahora los sibaritas no solo valoran los mejores platos, sino que buscan una experiencia completa. Cenas con conciertos de jazz, showcookings en directo, usar la decoración y el mobiliario para que te transporten a otro lugar… cualquier recurso es bueno si el cliente sale con la sensación de querer volver.
  4. Fideliza a tus clientes: no hay mejor publicidad que el boca a boca. Muchas veces las personas se fían más de las opiniones que generan otros que lo que le cuenta la propia marca. Por eso mismo es importante premiar a tus clientes y que transmitan una buena imagen de ti. Esto puedes hacerlo a través de descuentos que envíes a través de una newsletter o invitándolos a un evento para que sean los primeros en conocer la nueva carta.

¿Y a ti te gustaría aplicar estas técnicas de marketing gastronómico a tu negocio? ¡Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a que todos quieran hincarte el diente!